domingo, 29 de julio de 2012

WIA!: Primeras impresiones de la ciudad


Comenzamos la sección de WIA! (abreviatura de Welkom in Amsterdam!) con unas letras dedicadas a las primeras impresiones de la capital holandesa. Ámsterdam era una ciudad prácticamente desconocida para nosotros, apenas sabíamos las dos o tres cosas típicas que cualquiera podía conocer: los canales, los quesos, los tulipanes, etc. Es por esto que nuestra llegada allí estuvo bastante llena de descubrimientos.

Ámsterdam es una ciudad progresista con más de 90 islas, más de 100 canales y unos 1500 puentes, en la que viven unas 800 000 personas, entre las cuales conviven hasta 170 nacionalidades distintas. Para tratarse de una capital europea no es excesivamente grande (aproximadamente la tercera parte de Madrid), por lo que es bastante cómodo recorrerla a pie, aunque para los menos aficionados al paseo pedestre tiene distintas opciones para circular por ella, ya sea en coche, moto, autobús, tranvía, e incluso en bici y en barco; de hecho, estas dos últimas opciones son las más usadas en la ciudad con diferencia. Sobre este tema hablaremos en otra ocasión.

En lo que respecta a las temperaturas no hay necesidad de estar pendiente de la previsión meteorológica, pues en un mismo día igualmente se puede estar a 30º C para después ponerse a llover a cántaros e incluso nevar. Cuando nosotros estuvimos hace unas semanas en pleno mes de julio, salimos de España en pantalón corto y chanclas y llegamos allí con una fuerte lluvia y unos 16º C. Al día siguiente el calor era sofocante, salimos a dar un paseo y nos encontramos con que se puso a llover de repente (y nuestro paraguas en el hotel), de manera que buscamos la primera tienda de souvenirs para comprarnos uno y, minutos después, cesó la lluvia. Así que primera regla para el visitante de Ámsterdam: nunca salgas sin tu paraguas. Por este motivo, al primer rayo de sol, es muy fácil encontrar a los amsterdameses saliendo a la calle para tomar el sol, algunos acompañados de sus sillas.

Es de agradecer el gran ambiente que hay en Ámsterdam, al menos en verano y en la zona céntrica, todo lo contrario a otras capitales que hemos visitado en fechas similares como Atenas o Viena. Hay mucha gente a todas horas, ya sea dando un paseo o viendo los espectáculos callejeros de excéntricos personajes mostrando sus habilidades a cambio de unas cuantas monedas, algunos más merecedores que otros de ellas. La variedad a la hora de elegir un lugar donde llenar el estómago es inmejorable; tenemos desde los típicos establecimientos de comida rápida (además de puestos ambulantes) hasta restaurantes que nos transportan a la cocina más exótica: italiana, chica, coreana, india, vietnamita, española, argentina, uruguaya, indonesia, turca, griega, francesa, etc.

Como hemos dicho, Ámsterdam es una ciudad progresista en la que no hay reparos en cuanto al tema sexual se refiere; es más, la prostitución no es un problema, los homosexuales no se esconden y la marihuana ambienta toda la ciudad. Da igual por qué zonas anduviéramos nosotros, siempre podías ver a gente fumándose un porro y era inevitable embriagarse con este característico hedor; de hecho, no nos suena haber visto a nadie fumando otra cosa que no fuera maría.

En cuanto a atracciones turísticas, el número es ilimitado, pues no sólo está a la carta el cine, el teatro, los conciertos, etc., sino que hay numerosos museos (como el Rijksmuseum, el museo de Van Gogh, el barco museo, etc.), además de un barrio dedicado a estos, cruceros por los canales, excursiones en bici, fábricas de diamantes, quesos y zuecos, etc.

En fin, sería imposible detallar todo lo que vivimos en una única entrada, por lo que iremos escudriñando poco a poco todo lo que concierne a Ámsterdam, la Venecia del norte.

Descubre más de nuestra visita a Ámsterdam pinchando aquí.

2 comentarios:

jota-chan dijo...

todo el mundo habla muy bien de esta ciudad, me gustaría visitarla algún día y recorrerla en bicicleta.

Café de Menta dijo...

A nosotros nos gustó mucho, y nada más que se ven bicicletas. Ya le dedicaremos un apartado a este ecológico medio de transporte. Muchas gracias por tu comentario. Un abrazo!!