jueves, 19 de julio de 2012

Caperucita Roja. ¿A quién tienes miedo?

Título original: Red riding hood
Dirección: Catherine Hardwicke
Reparto: Amanda Seyfried, Gary Oldman, Billy Burke
Música: Brian Reitzell
Año: 2011
Género: Fantasía. Terror. Misterio
Duración: 100 min. aprox.

Sinopsis
El pequeño pueblo de Daggerhorn vive desde hace varias generaciones atemorizado por la presencia de un lobo al que deben hacer una ofrenda mensual; sin embargo, después de veinte años, ha vuelto a cobrarse una vida humana; se trata de la hermana de Valerie, una joven aldeana que vive enamorada de Peter, su amigo de la infancia, pero a la que sus padres obligan a contraer matrimonio con Henry, un adinerado vecino. Pronto llega al pueblo el padre Solomon, un cazador de hombres lobo, quien les advierte de que esa maligna criatura durante el día adopta forma humana y se encuentra viviendo entre ellos. Todos son sospechosos, incluida Valerie, quien descubre que tiene una conexión especial con ese quimérico ser.

Comentario
Cuando uno ve la carátula del DVD asume que está ante una película con toques oscuros y sombríos, pero no se imagina que lo fuera tanto, empezando con el sacrificio de un pobre conejo por parte de dos niños y unas cuantas amputaciones corporales humanas. Incluso en las escenas de día, la luz brilla por su ausencia. Teniendo en cuenta que la directora es la misma de Crepúsculo no nos asombra la cantidad de parecidos que hay con dicha película, como las tomas panorámicas de los fríos montes, la voz en off de la protagonista al principio y al final del filme, e, incluso, tenemos a Billy Burke interpretando el papel del padre de la protagonista; además, el enamorado de Valerie recuerda indudablemente a Edward Cullen, sobre todo por su característico peinado. Pero no sólo nos ha recordado a la primera parte de esta saga vampírica, sino que también guarda cierta relación con El bosque, un poco por la trama (una criatura que tiene atemorizada a una pequeña aldea en medio del bosque), y por el papel que interpretó Adrien Brody de chico alelado sobreprotegido por su hermana.

Por supuesto encontramos relación con el cuento homónimo de los hermanos Grimm, pero en este caso los elementos característicos de este cuento se antojan muy forzados en el argumento: la caperuza roja (supuestamente elegido por ser el color de Satanás), el famoso “abuelita, abuelita, qué ojos más grandes tienes” (se trata de un simple sueño de Valerie), las piedras en el estómago del lobo (al ser una película tan sangrienta quedaba bien en el argumento, pero nos hemos perdido el ver al lobo disfrazado de abuelita), etc. No han faltado en la película rasgos típicos (acogerse a Sagrado, armas de plata, iglesias y cristianismo, etc.) que podemos ver en historias de licántropos y vampiros (¿a qué nos recuerda esto?).

En cuanto al reparto, los actores parecen estar interpretando a Bella Swan y a Edward Cullen, con Jacob Black de por medio. No en vano los rostros son casi un calco en sendas cintas, ella con cara de asombro continuo y él con cara de exagerada seguridad en sí mismo. Puede resultar redundante, pero es inevitable pensar que estamos viendo una versión libre de Crepúsculo, sólo que en este caso la protagonista no está enamorada de un vampiro... Incluso la mordedura del lobo en el brazo de uno de los personajes es idéntica a la que James le hace a Bella. Solamente salvaríamos del elenco a Gary Oldman que, si bien es el mejor con diferencia, tampoco hace el mejor papel de su vida.

A pesar de no ser una película de excesiva duración, en algunas escenas se hace bastante larga, como el debate del pueblo para ir o no a matar al lobo o el baile de la fiesta en Daggerhorn, escena innecesaria puesto que carece de relevancia en la trama para terminar diciéndole Peter a Valerie, pensando en su felicidad junto a su prometido Henry, que no la quiere y que saldrá de su vida (¿no nos vuelve a recordar a cierta película?).

Quizá se salva parcialmente la incógnita de conocer la verdadera identidad del malvado licántropo, pues cualquiera está bajo sospecha y no se desenmascarará hasta el final de la historia. Realmente es como si de un cluedo se tratase, con el único interés por descubrir al asesino, camuflado en una quimérica historia de ciencia ficción.

El DVD incluye una “versión con provocativo final alternativo”, según reza la carátula, y de nuevo vuelve a resultar decepcionante, pues simplemente se añade una brevísima secuencia “provocativa” y su correspondiente consecuencia en los últimos fotogramas. Vamos, nada sorprendente.

Y si ya en la reseña de Crepúsculo criticamos los efectos especiales, en Caperucita roja no se aprecia ninguna mejoría, pues muchas amputaciones son implícitas y la animación del lobo resulta muy poco convincente. De la misma forma, la música resulta un mero acompañamiento sin nada que se pueda destacar en ella.

En definitiva, salvo el suspense de escudriñar qué aldeano se está cobrando la vida de sus convecinos, la cinta de Hardwicke carece de ningún valor interpretativo, argumental ni original, por lo que no es una película para ver en más de una ocasión.

Nota: 4/10.

4 comentarios:

Mio Kozuki dijo...

Hola!
te sigo por el blog ^^
cuando puedas pasate =D
chao

Café de Menta dijo...

Hola Mio!!

Muchas gracias por pasarte por aquí. En seguida miraremos más a fondo tu blog, de momento nos ha causado buena impresión y tiene buena pinta, así que te seguimos y ya estás afiliada en el sidebar. Esperamos que nos afilies tú también. Pásate por aquí siempre que quieras. Nos leemos!!

Ningaka dijo...

¡Hola! Vi esta película hace bastante tiempo y aunque no me desagradó, me la esperaba mejor. Es entretenida de ver pero no me pareció ninguna maravilla. Además, estoy totalmente de acuerdo con la excesiva oscuridad de las escenas, que me recuerda a las últimas películas de Harry Potter en las que también he echado un poco de menos la luz del sol.
¡Saludos!

Café de Menta dijo...

¡Hola, Ningaka! Nos alegra verte por aquí!! Pues sí, la película nos resultó algo decepcionante y tétrica. De Harry Potter no hemos visto nada, salvo los trailers, y ya sólo en ellos hemos podido apreciar una oscuridad más palpable que en la primera entrega. En fin, es algo en lo que se arriesgan los productores.
Muchas gracias por tu comentario.
Un abrazo!!