lunes, 16 de julio de 2012

Revenge


Título original: Revenge
Creación: Mike Kelley
Reparto: Madeleine Stowe, Emily VanCamp, Gabriel Mann, Henry Czerny, Nick Wechsler, Joshua Bowman, Connor Paolo, Christa B. Allen, James Tupper
Música: Stephane Wrembel
Año: 2011
Género: Drama. Suspense. Misterio
Número de episodios: 22
Duración: 44 min. aprox. por capítulo

Sinopsis
Hace veinte años un atentado terrorista acabó con la vida de un centenar de pasajeros que iban en un avión, cuyo artífice se hizo creer que era David Clarke, un trabajador de la gran multinacional Grayson. Fue el director de esta empresa, Conrad Grayson, junto a su mujer Victoria, quienes pusieron a David como cabeza de turco de esta tragedia. Pero ahora la hija de éste, Amanda Clarke, ha vuelto a los Hamptons (Nueva York), lugar de residencia de los Grayson, para vengar a su padre, inocente del grave delito del que se le acusó. Con astucia y con una preparación de muchos años, Amanda irá castigando uno a uno a todos los que colaboraron en este dolo, dejándose para el final a sus mayores enemigos, los Grayson. En su camino hacia la venganza contará con la ayuda de Nolan Ross, un fiel servidor de David, y de Jack Porter, su amigo de la infancia, aunque sólo Nolan conoce la verdadera identidad de Amanda y sus intenciones.

Comentario
Desde el primer momento en que vi anunciar la emisión de la serie no pude esperar al día de su debut, que se presentó con un doble capítulo. Cuando terminó el estreno sentí la necesidad de ver los siguientes episodios, y cuando llegaron estos me ocurrió lo mismo. Tanto es así que un día que nos pilló de viaje le pedí por favor a mi cuñado que me grabara el capítulo (¡Muchas gracias, Víctor!). Revenge engancha desde el minuto uno, aparte de por la historia y la fuerza de los personajes principales, te mantiene en suspense capítulo tras capítulo, surgiendo en cada uno de ellos nuevos enredos y complicaciones para Amanda. Es un personaje que ha sufrido mucho y tan sólo desea limpiar el buen nombre de su cariñoso padre, pero a lo largo de los capítulos ella, al igual que el espectador, irá descubriendo detalles hasta el momento desconocidos tanto de su padre como de los Grayson. Deberá esconder su verdadera identidad para poder llevar a cabo su venganza, sólo conocida por Nolan Ross. Éste, por su parte, es un personaje que despierta cierta incertidumbre en el espectador, aunque en mi caso he creído que era alguien en quien Amanda podía confiar. Con Jack Porter es fácil sentir una gran empatía por todo lo que le sucede, enamorado de una falsa Amanda Clarke, y su hermano, Declan, es un muchacho al que se le coge bastante cariño. Pasando a los Grayson, y comenzando por la benjamina, Charlotte, aunque no tiene un rol fundamental en la historia, acaba siendo una víctima colateral de las fechorías de sus propios padres, por lo que es inevitable sentir lástima por ella. Su hermano tiene el gran problema de ser demasiado rico, un chico que lo ha tenido siempre todo y que ha sido el ojito derecho de papá y mamá, para acabar convirtiéndose en el caballo de troya de Amanda con el fin de atacar desde dentro a los Grayson. De este matrimonio no sabría decir quién tiene la sangre más fría, pues Conrad es un hombre que siempre consigue todo lo que quiere y nada ni nadie se lo impedirá jamás, y Victoria, bajo una máscara de solidaria anfitriona de numerosas fiestas benéficas, es ambiciosa, altiva y capaz de arruinar la vida de otros si con ello alcanza su objetivo. 


Con unos personajes así y una trama con semejante gancho no es difícil quedar prendado de Revenge, aunque sí que es verdad que en algunos capítulos se me escapaban cosas y ciertos detalles que luego aclaraba en mi cabeza con los siguientes episodios. Quizá sea ése el punto flaco de la serie, que requiere demasiada concentración, añadiéndose el horario de su emisión (los domingos a las cuatro de la tarde). Por lo demás no podría no recomendársela a nadie.

Este fin de semana se ha emitido el último capítulo y si ya con los anteriores episodios durante sus últimos segundos me quedaba con la boca abierta al desvelarse un nuevo secreto, con el último se me ha desencajado totalmente la mandíbula; parecía que los guionistas no podían sorprenderme más, pero me equivocaba, ha sido una sorpresa detrás de otra. Por un lado, he sentido tristeza porque ha sido el último capítulo de esta excitante serie, pero, por otro, han quedado demasiados cabos sueltos y demasiada tensión acumulada para que todo acabe aquí; por esto, y porque los productores así lo han confirmado, habrá una segunda temporada. Hasta que la traigan a España viviré un gran desconcierto por no conocer el desenlace real de la historia de Amanda Clarke y compañía, de manera que lo único que se me ocurre poder hacer hasta entonces es cogerme todos los capítulos y ponérmelos, ahora sí, uno detrás de otro, sin intervalos de una o más semanas entre episodio y episodio como lleva ocurriendo desde hace meses, así que me despido con la última frase de la primera temporada de Revenge, pronunciada, por supuesto, por Amanda Clarke: “Dale al play”.

Nota: 9/10.