viernes, 21 de septiembre de 2012

Eclipse (libro)

Título original: Eclipse
Autora: Stephenie Meyer 
Editorial: Alfaguara
Año de edición: 2009
Número de páginas: 623 

Sinopsis
Bella sigue empeñada en convertirse en vampiresa, para lo cual Edward acaba accediendo a cambio de una condición: que antes se convierta en su esposa. Bella, tras sufrir el divorcio de sus padres, es reacia al matrimonio, lo cual concede cierta ventaja al vampiro para evitar arrebatarle la vida humana a su novia. Pero no sólo ella se muestra renuente a la boda, sino también Jacob, quien demuestra a la protagonista que está totalmente enamorado de ella e intenta convencerla de que el sentimiento es recíproco, aunque Bella no lo crea. Por otra parte, una ola de neófitos acecha la tranquila vida de Forks y cuyo objetivo es la aspirante a convertirse en uno de ellos, lo cual requerirá la inminente visita de los Vulturis, además de tener que enfrentarse a una vieja enemiga…

Comentario
Como compré el pack de los cuatro libros de la saga Crepúsculo me dispuse a leer la tercera entrega para continuar con la historia de Bella y compañía. El grosor del tomo es algo más orondo que el primero, pero, si de mí dependiera, le quitaba sin pensármelo toda la primera mitad, pues acabé leyendo unas trescientas páginas en las que no ocurría absolutamente nada interesante. Bueno, sí, una propuesta de matrimonio rodeada de historias del pasado de un par de vampiros, más leyendas de licántropos quileutes, y, por supuesto, trescientas escenas de sobreprotección a la pobre Bella, tanto por parte de los Cullen como de los Black y compañía.

Resulta ya no sólo empalagosa la relación entre Edward y Bella, que lo es con mucho, sino realmente cansina, llegando a asquearme incluso el contacto de mis dedos con cada página que pasaba, pues daba la sensación de que la grasa dactilar culminaría en más empalagos que los propios personajes del libro acaban por criticar y sentirse agobiados. Hasta el propio Edward bromea con esta peculiaridad suya, pero yo no le veo la gracia por ningún lado. Ya comenté en una entrada anterior que en Crepúsculo Edward podía parecer algo agobiante al colarse cada noche en la habitación de Bella, sin ni siquiera haber iniciado su relación sentimental, por el mero hecho de querer verla dormir, y controlarla en cada momento a cada paso que daba resultaba algo agobiante. En Eclipse esta sobreprotección traspasa los límites de la cordura, y ya no sólo en Edward, sino en Alice y en Jacob, convenciendo a sendas familias de que hay que proteger a la pobre Bella, que sigue encaprichada en convertirse en vampiresa.

Por otro lado, los diálogos llegan a resultar demasiado artificiales, además de largos y redundantes. Me gustaban más los del primer libro, algo más naturales, pero en Eclipse es demasiado. Como digo, las primeras trescientas páginas no cuentan absolutamente nada, son totalmente prescindibles, y con los diálogos insertados en el tomo da la sensación de que Meyer se propuso la meta de hacer cada entrega más larga que la anterior, aunque tuviera que llenar de morralla el libro, aunque precisara cargarse la historia, aunque se arriesgara a que los propios personajes aborrecieran su papel.

Por cierto, decir que los traductores de Crepúsculo, además de cometer numerosas erratas tipográficas, deberían saber que el término “vampira” no existe, ya que el femenino correspondiente es “vampiresa” y no “vampira” ni “la vampiro”. Es un femenino tan corriente como “tigresa” o “duquesa”, no se dice ni “tigra” ni “duca”, ni tampoco “la tigre” ni “la duque”. Es algo que un par de veces se puede perdonar, pero ya van tres libros con los mismos vocablos equivocados, y en Eclipse concretamente se hallan, como digo, abundantes errores.

El libro, en resumen, pierde muchísimo con respecto al primero; en Luna nueva ya se notaba cierto declive en la historia, pero en Eclipse se ha querido alargar forzosamente, se insiste demasiado en los empalagos y sobreprotecciones, demasiada pulcritud en la conducta de los protagonistas, y con un final para nada inesperado, ya que la propia Meyer, desde los primeros capítulos, te adelanta cómo van a terminar ciertas cuentas pendientes. Sólo de pensar que me queda por leer la cuarta entrega, para la cual han necesitado dos películas, me echo a temblar.

Nota: 4/10.
  


5 comentarios:

jota-chan dijo...

A mi fue el libro que menos me gusto, muchas partes se me hicieron algo cansinas y el rollo de Edward-Bella-Jacob, lo que mas me gusto fueron las historias de Rosalie y Jasper.

Café de Menta dijo...

En efecto, me reitero en lo que puse en la entrada: hay muchos trozos muy cansinos y de relleno. Me ha quitado un poco las ganas de Amanecer, aunque quisiera leerlo antes de la película (ya veremos si me da tiempo, porque es un tochón y ahora tengo menos ratos libres para leer).
Muchas gracias por comentar!!
Un abrazo!!

Bambú dijo...

El libro que menos me gustó fue Eclipse y luego Luna Llena, acabé odiando a Bella XD

A ver, en Eclipse estuve a punto de cerrar el libro y no seguir leyendo la saga! En serio, me ponía enferma que Bella tonteara con Jacob, tan enamoradísima q está de Edward y que tenga esas "tentaciones" con el lobito me hicieron perder la calma!!

Al final, recapacité y seguí leyendo la saga, pero me planteé dejar de leerla por culpa de Eclipse :/

Amanecer está mejor, al menos para mi gusto. Eso sí, para mí, la saga también cayó en declive a partir de Luna Llena. Así que el único libro de la saga al que le tengo más cariño es a Crepúsculo :/

Javier Ramírez. dijo...

Siempre es un placer leerte pero ahora mismo no sabria que decir sobre el libro :)

Un saludo

Café de Menta dijo...

Bambú, yo estaba como tú, se me pasó por la cabeza en más de una ocasión dejar el libro, pero es una manía que tengo, sólo ha habido tres libros que he dejado a medio porque me costaba horrores seguir con ellos y me prometí no dejar ningún otro libro a medio a no ser que llegara a esos extremos, pero el de Eclipse todavía no llegó a ese nivel. Ahora tengo que leerme Amanecer para completar la saga, todo por no dejar las cosas a medio. Y sí, coincido contigo en que, de los tres que llevo leídos, sólo Crepúsculo merece la pena.

Javier, a nosotros nos alegra siempre verte por aquí.

Muchas gracias a los dos por vuestros comentarios!!

Un abrazo!!