viernes, 26 de octubre de 2012

Madagascar (trilogía)



Título original: Madagascar; Madagascar: Escape 2 Africa; Madagascar 3: Europe's most wanted
Dirección: Eric Darnell, Tom McGrath
Reparto: Ben Stiller, Chris Rock, David Schwimmer, Jada Pinkett Smith
Música: Hans Zimmer
Año: 2005; 2008; 2012
Género: Aventura. Comedia
Duración: 86 min. aprox; 89 min. aprox; 93 min. aprox.


Sinopsis
Cuatro animales del zoo de Nueva York, el león Alex, la cebra Marty, la hipopótama Gloria y la jirafa Melman, deciden escapar de la gran manzana en busca de una experiencia en su hábitat natural. No sin problemas logran llegar a diversos lugares del mundo. Comienzan su aventura por Madagascar, donde ayudan a un grupo de lemures a librarse de sus enemigos. En la segunda parte llegan a una gran reserva animal en pleno corazón de África, donde conocen a una infinidad de compañeros de su misma especie (incluyendo la familia de Alex). Y en la tercera parte hacen turismo por Europa, donde se embarcan en un circo con la intención de volver a su querido zoo de Nueva York.

Comentario
Este pasado agosto decidimos ir al cine de verano para ver la tercera parte de esta saga. A pesar de tener vistas las dos primeras partes, optamos por volver a visualizarlas unos días antes de la visita al cine para tener lo más fresca posible la historia. Es por esto que, aunque hay diferencias más que notables entre las tres películas, hemos decidido hacer una reseña conjunta que sirva, además, para compararlas entre sí.

La tónica general es la decadencia del nivel conforme se avanza en la trilogía, comenzando por la propia historia. En la primera parte el argumento se puede considerar interesante, a saber, las experiencias de un grupo de animales en plena naturaleza salvaje cuando han estado acostumbrados desde hace tiempo a las facilidades de la vida en un zoológico. La segunda parte trata de forma independiente, aunque con ciertos nexos de unión, la historia de cada uno de los cuatro protagonistas rodeados de seres de su misma especie. Pueden salvarse las secciones de Alex conociendo y siendo aceptado por su familia natal y la del encaprichamiento de Gloria con el macho más rechoncho de la manada, pero las preocupaciones de Marty por ser idéntico al resto de las cebras o de Melman por sus manchas en la piel comienzan a caer en un absurdo exagerado incluso para un filme infantil. Pero es la tercera parte la que resulta completamente irracional, con acciones que se antojan incompatibles con las personalidades de los protagonistas en las películas anteriores.

Pero, sin duda, los personajes más graciosos y que realmente dan algo de caché a la cinta son los pingüinos, un pequeño ejército de cuatro aves en el que cada una tiene su propio rol asumido y que son los autores de los mejores puntazos de la saga sin excepción. Eso sí, en la tercera parte se abusa mucho de estos caracteres, conscientes de que son los favoritos del público, pero en este caso se exceden en sus acciones. Algo parecido pasa con el resto de personajes secundarios, como el rey Julian o los monos, que a medida que avanza la saga se vuelven menos convincentes y pierden la chispa de la primera película. Basta decir que, en la tercera parte, son los monos los que se “humanizan” y compran el circo a sus propietarios con el dinero que han ganado en el casino de Montecarlo, saliendo en todo el filme disfrazados de Luis XIV.

Se echan de menos en las secuelas las divertidas parodias a célebres películas que se hacen en la original. A bote pronto recordamos a Alex imitando a Mena Suvari en una particular versión “chuleteada” de American beauty o a Charlton Heston en una parodia de El planeta de los simios. En las secuelas estos pequeños detalles son sustituidos por sendos personajes completamente ridículos y con menos fuste que un vampiro mellado: la abuela que realiza el safari y que tiene cuentas pendientes con los cuatro protagonistas en la segunda parte (habiendo tenido ya un brevísimo papel en la primera) y la inspectora francesa que los persigue en su viaje por Europa, que aparece de forma harto forzada y también sobreactuando de mala manera. Baste recordar una escena soberanamente tonta en que se pone a cantar esa famosa canción francesa que dice “non, rien de rien”, y con un acento francés de lo más repelente, al menos en el doblaje.

Por lo demás hay que decir que las personalidades de los animales están bastante definidas en toda la saga y aprovechadas, aunque en unas películas mejor que en otras: Alex es un león “casero” que prefiere la seguridad y la fama que tiene en su querido zoo a la incertidumbre de una aventura por el exterior, todo lo contrario a los intereses de Marty, deseoso de conocer nuevos lugares del mundo. Gloria representa el papel más sensato del grupo, haciendo de alguna manera de “madre” de los demás, mientras que Melman es el hipocondriaco del cuarteto, completamente angustiado por la higiene y las enfermedades. Las características están bien, aunque a veces sobreexplotadas.

El dibujo es particular, con trazos bastante rectos y movimientos poco graduales, echando en falta a veces algo más de suavidad en los gestos. La música es discreta, no tiene nada que destacar, y en cuanto al doblaje, los podemos pasar todos menos el de Alexis Valdes, quien pone la voz a Marty, con un acento cubano y dejado mucho más marcado que su propio tono natural.

Se dice con mucha frecuencia eso de que nunca segundas partes fueron buenas. Hay excepciones, desde luego, pero Madagascar no es una de ellas. No sabemos si habrá una cuarta parte (por el final de la tercera parece que no), pero en caso afirmativo es seguro que no nos gastaremos el dinero en ir al cine a verla, pues la tendencia decreciente de la saga no invita a ello.

Notas:
Madagascar: 7/10.
Madagascar 2: 5/10.
Madagascar 3: 2/10



7 comentarios:

jota-chan dijo...

Solo he visto la primera parte, me parecio muy entretenida y con momentos muy divertidos, pero le faltaba un poco mas de chispa. Espero poder ver los dos diguientes algún día.

Javier Ramírez. dijo...

Me gusto mucho la primera, pero no he visto la segunda ni la tercera buena entrada un saludo.

Que decir mi favoritos son los pingüinos jejeje.

Jaune Grenouille dijo...

Vaya bajón de notas le dais a la segunda y a la tercera.
Yo solo vi la 1 y me encantó, y tarde o temprano me veré las otras dos seguramente para ver que tal, pero con vuestra reseña ya me hecha para atrás :S

Café de Menta dijo...

Vaya, sois muchos los que habéis visto solamente la primera, jeje. Es la mejor de las tres con diferencia. La 2 se deja ver, la 3 es infumable, pero bueno, como casi en todas las secuelas, el nivel baja mucho.

Gracias a todos por comentar!!

Un abrazo!!

yue_sayuri dijo...

Entretenidas, para pasar un rato están bien. Nuestros favoritos son los pingüinos que son geniales xD Coincidimos que mediante avanza cada nueva película la calidad va bajando... -.-

Bambú dijo...

Solo he visto la primera parte y no me pareció ninguna obra maestra. Está entretenida y algunos personajes son graciosillos, pero hay pelis de animación mejores. Así que por ello no he visto las siguientes

Café de Menta dijo...

Coincidimos completamente: están bien pero no son obras maestras, el nivel va bajando en cada secuela y... los pingüinos son los mejores personajes.

Muchas gracias por vuestros comentarios!!

Un abrazo!!