lunes, 3 de septiembre de 2012

Depresión posvacacional

 Somos muchos los que en estos comienzos de septiembre finalizamos nuestros periodos vacacionales y hemos de volver a nuestra rutina laboral. Las noticias y los telediarios, seguramente, comenzarán a hablar de ese síntoma que llaman "depresión posvacacional". Yo soy uno de los que vuelvo al trabajo en estos días y, aunque no creo llegar al nivel de depresión, sí que me invade un pequeño bajón moral. Se me pasa pronto, en un par de días, pero hasta entonces no dejo de echar de menos esos días de no madrugar, de tener tiempo libre para retomar viejas aficiones o, simplemente, de descansar.

Sé que puede resultar un poco egoísta quejarme de este retorno laboral cuando hay mucha gente que no tiene un trabajo al que volver, pero uno no puede controlar sus propias sensaciones, sería una completa falta de sinceridad decir que estoy deseando retomar, en mi caso, las pizarras, los papeles, los libros... Eso sí, tampoco me asusta esta sensación, desde bien pequeño me cuesta horrores la "vuelta al cole", tanto en el propio colegio como en el instituto o en la universidad. Por eso, sé de sobra que en unos días desaparecerá este bajón.

En fin, no pretendo aburrir a nadie con mis penas, pero, como dice un sabio dicho del pueblo español, "mal de muchos, consuelo de tontos". El saber que hay mucha gente en las mismas circunstancias y con las mismas pocas ganas que yo de volver al curro parece que me alivia un poco. Por eso esta entrada, simplemente para que podamos desahogarnos conjuntamente todos los que finalizamos nuestro recreo y vamos sin ninguna gana y con cara de asco el primer día de vuelta. Por eso, no os cortéis y permitidme que sea un firme hombro para que lloréis esta conclusión del periodo estival. ¿Tenéis también vosotros este pequeño bajón o lo lleváis mejor?



6 comentarios:

Jaune Grenouille dijo...

Bueno tranquila creo que eso nos pasa a todos sin excepción. Ver que tienes todo el tiempo libre que quieres y volver a rutina es duro, pero yo por ejemplo a la semana ya me hago otra vez.
¿Eres profe? No lo sabía xD

Café de Menta dijo...

Pues sí, en breve nos volveremos a acostumbrar, pero al principio cuesta.
No sé si sabes que este blog lo llevamos entre mi mujer (Menta) y yo (Odiseo), que soy el profesor, por eso a veces parece que habla un profe y otras no, xD.
Gracias por comentar!!
Un abrazo!!

Anónimo dijo...

Holaaa!!! Yo me incorporo el dia 10 y ya estoy temiendo que llegue el dia, soy dependienta y en cuanto lleguo a la tienda se me cae el techo encima y vamos parece q me falta el aire,me empiezo a acordar de mi gente.... cada vez q vuelvo me pasa lo mismoy yo creo q es porque me gustaria trabajar en otra cosa y no alli, gracias por escuchar mis penas, besitos

Café de Menta dijo...

De nada, mujer, para eso estamos, para escuchar las penas ajenas y consolarnos, xD. Hombre, si el trabajo no te convence del todo pues más motivo para no tener ninguna gana de volver, pero bueno, hay que pensar que mejor eso que no tener trabajo, ¿verdad?
Bueno, pues que disfrutes de lo que te queda de vacaciones y que no se te haga muy dura la vuelta. Gracias por tu comentario!!
Un abrazo!!

Jaune Grenouille dijo...

Pues me entero ahora que lo llevabais dos personas jaja, mira esta bien saberlo ^^

Café de Menta dijo...

Pues sí, somos un matrimonio quienes hacemos este blog, jejeje. A veces puede resultar un poco lioso saber quien escribe, pero la mayoría de las entradas las hacemos entre los dos.
Muchas gracias por pasarte por aquí!!
Un abrazo!!