jueves, 14 de febrero de 2013

Maratón Disney: La bella durmiente

Canon de Clásico Disney: 16
Título original: Sleeping Beauty
Dirección: Clyde Geronimi
Reparto (doblaje): Mary Costa, Bill Shirley, Eleanor Audley, Verna Felton, Barbara Luddy, Barbara Jo Allen
Música: Pyotr Ilyich Tchaikovsky
Año: 1959
Género: Animación. Fantasía.
Duración: 75 min. aprox. 
Premios: Nominada al Óscar a la mejor Banda Sonora (1959). 

Sinopsis
Tras una larga búsqueda, el rey Estéfano y su esposa logran ser padres de una preciosa niña a la que bautizan como Aurora. Sin embargo, durante el mismo día de la ceremonia de presentación al reino hace su aparición la malvada Maléfica y, en venganza por no haber sido invidata al evento, condena a la pequeña a morir el día de su decimosexto cumpleaños tras pincharse en el dedo con el huso de una rueca. Las hadas Fauna, Flora y Primavera, impotentes ante el poder de Maléfica, solamente pueden modificar el hechizo, pidiendo que en lugar de fallecer entre en un sueño eterno del que solamente podrá despertarla su primer beso de amor. Aún así las hadas y los reyes deciden que la princesa vaya a vivir con las primeras en una pequeña cabaña escondida en medio del bosque hasta cumplir los dieciséis y así evitar que Maléfica pueda dar con ella y llevar a cabo su malévolo plan.

Comentario
Estamos posiblemente ante la culminación del género de cuentos de hadas y princesas en la filmografía de Disney. La prueba es que este género no se vuelve a tocar hasta La sirenita, treinta años después. Y es que en esta historia se encuentran todas las características propias de las historias de princesas: reyes adorables, príncipe y princesa enamorados, una maga negra abominable y que se convierte en seres horripilantes, hadas buenas, animales en actitud humana, maleficios que se cumplen a pesar de todos los intentos por eludirlos, príncipe salvador de la princesa, etc. Ya se había tratado el género en Blancanieves y Cenicienta, pero aquí encontramos un par de diferencias sustanciales que hacen este clásico superior a los dos anteriores.

Por un lado tenemos una figura principesca diferente. Es el primer clásico donde el príncipe hace algo resañable en beneficio de la princesa, ya que en los arriba mencionados los príncipes se limitan a cumplir con un beso o, incluso, mandando a sus lacayos a probar zapatos por el reino. El príncipe Felipe, sin embargo, no se limita a despertar a Aurora de su sueño con un beso sino que también lucha a capa y espada contra Maléfica transformada en dragón hasta acabar con ella. El otro punto de mejoría lo encontramos en el trío de hadas buenas. Estas figuras, inexistentes en Blancanieves y muy poco elaboradas con el hada madrina de Cenicienta, cobran aquí una importancia más que destacada. Además, se convierten en los personajes posiblemente más divertidos de la cinta, con sus pequeñas tiranteces entre ellas (discutiendo hasta el final por el color del vestido de Aurora) y su escasa maña cuando se ven obligadas a prescindir de su magia. Sin duda el gran acierto de la película.

Y siguiendo con los personajes, si obviamos las figuras de Aurora y Felipe, cuyas características vienen casi determinadas por la historia, hay que destacar a los reyes Estéfano y Huberto, sus respectivos padres, que nos proporcionan algunas divertidas escenas con sus planes de consuegros, preparando el nido de amor para sus hijos y con profundas ganas de nietos. Por cierto que esas ganas de nietos y su propio físico hacen del rey Huberto una copia casi calcada del rey de Cenicienta. El juglar que suele acompañar a esta pareja en sus reuniones también es un curioso personaje. Además son destacables, aunque menos explotados, los mercenarios de Maléfica y los animales del bosque.

Son estos últimos los que protagonizan, junto a la pareja principal, una de las secuencias más memorables del filme, a saber, el célebre baile de Aurora en el bosque primero con el búho y luego con Felipe, acompañado del conocidísimo "eres tú mi príncipe azul que yo soñé". Y esto nos da pie a destacar igualmente la banda sonora. Cierto es que no es difícil fallar cuando se elige música de uno de los grandes maestros de las melodías de ballet como es Tchaikovsky, pero hay que otorgar el mérito que se merece a la genial adaptación del ballet homónimo a la película que realiza George Bruns.

Así mismo creemos imprescindible mencionar la escenografía. No solamente destaca por las típicas escenas Disney de animales por el bosque, sino que el diseño de todas y cada una de las escenas es realmente bueno para la época. Los movimientos de todos los personajes son nítidos y naturales, tanto de los humanos como de los animales o los seres imaginarios. La alternancia de colores cálidos y fríos está muy bien llevaba y maneja a su antojo el ánimo y las sensaciones del espectador. Pensamos que el hecho de que se considere a Maléfica uno de los antagonistas más temibles de la factoría está motivado no solamente por los rasgos del personaje sino también por las impresionantes escenas en las que aparece, especialmente en la escena en la que lucha contra el príncipe convertida en un enorme dragón. Prueba de ello es que la eligieron como la mala malísima para Kingdom Hearts.

Quizá sean criticables, como en la mayoría de obras destinadas al público infantil, algunos puntos del argumento que pueden resultar poco creíbles. El hecho de que Maléfica, con su increible poder, ponga un hechizo tan raro para perjudicar a la familia real (¿por qué no se carga directamente a Aurora en la ceremonia de presentación?) o tenga un ejército tan incompetente pudiendo ella misma realizar el trabajo perfectamente, así como el contrahechizo que realizan las hadas ante la condena emitida por la bruja pueden ser motivos de comentarios negativos, así como el exceso de "pavería" que adereza la cinta.

En cualquier caso esto no quita para que estemos ante uno de los mejores cuentos de princesas y hadas de la historia, con escenas y canciones memorables y personajes entrañables. No en vano ha sido el modelo seguido por multitud de filmes de la misma temática, teniendo prácticamente todos ellos varios nexos en común con la historia del príncipe Felipe y de la princesa Letizia Aurora.

Nota: 8/10.

Más Clásicos Disney pinchando aquí.



8 comentarios:

jota-chan dijo...

Una de las mejores películas de la historia de Disney, divertida, emocionante y con una malvada y carismatica hechicera. Totalmente fascinante merece verse mas de una vez.

Jaune Grenouille dijo...

Vi esta película de niña 2 veces solo o así. Nunca terminó de llamarme, pero claro era muy pequeña, igual si la veo ahora me encanta quien sabe. Algún día probaré por curiosidad a lo mejor XD

Julybert dijo...

UN GRAN CLASICO KE MERECE LA PENA SER VISTO X TODAS LAS GENERACIONES. Pero ke paso con LA DANA Y EL VAGABUNDO?, pues te brincaste un clasico adelante.

Café de Menta dijo...

Gracias a todos por comentar!!
Es cierto que nos hemos saltado "La dama y el vagabundo", y lo hemos hecho así porque estamos como locos intentando encontrar la película con el doblaje original, ya que el redoblaje no nos gusta absolutamente nada, al igual que nos ocurre con los otros clásicos redoblados.

Yurika dijo...

la verdad esta peli cuando la vi no me gusto mucho, no se porque owo

Bambú dijo...

A mi esta película también me defraudó un poco. Es cierto lo que comentáis de que tiene toda esa magia de cuento, príncipes y princesas, pero a mi se me hizo aburrida, sobre todo la parte de los ratones :(

Lo mejor, las hadas XDD

Peter Allman dijo...

¿Os podéis creer que nunca he llegado a ver esta película? intentare remediarlo... Para mi la mejor película clásica de Disney fue Blancanieves.

Un abrazo.

Zulema dijo...

Hola, como estáis? Hace mucho que no se nada de vosotros/as (aún no se si todos sois chicas, chicos o de los dos xD)

No sabía que la bella durmiendo fuese tan antigua, es una de mis películas disney favoritas. Soy muy romántica jeje

Espero tener noticias vuestras pronto.

Saludos ^__^